Desarrolladores VS. Vendedores VS. Consultores

Desarrolladores VS. Vendedores VS. Consultores

08/11/2016

Cuando se habla de la competencia que tenemos en Arcus, normalmente se piensa en 3 esquemas diferentes, y en este artículo me gustaría destacar las ventajas y desventajas de cada uno para que se tome la decisión correcta sobre qué tipo de servicio contratar.

 

Desarrollo de software:

 

Un desarrollador de software es una persona o equipo de personas que se encargan de desarrollar un sistema desde cero o, utilizando una metáfora, es un costurero que te hace un traje a la medida. Entre las grandes ventajas de este método encontramos que el sistema es único y personalizado y, en una primera instancia, podría parecer la opción ideal para implementar un sistema nuevo para manejar la operación de una empresa. Sin embargo, trabajar con un desarrollador de software puede tener sus grandes desventajas:

 

1.     El tiempo que toma en poder tener un sistema funcional operando, sin errores ni bugs, puede llegar a ser de 6 meses a 2 años (en un caso óptimo).

 

2.     Cuando se le habla de un modelo de negocios a un programador, el entendimiento del proceso no es en un “idioma” de negocios, sino de código.

 

3.     El sistema, por el problema de ser único, solamente cuenta con un usuario, tú. Lo que significa que no hay mucha prueba y error que les ayude a optimizar la plataforma, el sistema no se actualiza con nuevas funciones y, después de algunos meses o años operando con ese sistema, puede llegar a convertirse en obsoleto en cuanto a usabilidad y diseño.

 

Vendedores de Software:

 

Si sabes exactamente qué sistema es el que quieres usar, esta es la mejor opción para ti, ya que en distintos países puedes encontrar vendedores oficiales de ese sistema que pueden solucionar tus dudas o darte soporte para que uses el sistema de la manera correcta. Sin embargo, se encuentran algunas desventajas:

 

1.     Si no sabes cuál es el sistema ideal para tu operación, sin importar cuáles sean las funciones que tu empresa necesita, el vendedor de software va a decirte “necesitas mi software” y podrías terminar un sistema que no solucione las problemáticas que quieras tocar.

 

2.     Como hemos mencionado en artículos anteriores, la implementación es la parte más importante cuando vas a modernizar tu operación, de nada sirve un buen sistema si no se utiliza de la forma correcta.

 

 

3.     Existe una gran cantidad de softwares en el mercado, y muchas que dan soluciones muy específicas o generales, encontrar el mejor sistema (sin la asesoría adecuada) puede llegar a ser una tarea muy complicada y tardada. Aún si tienes conocimientos generales acerca de las funcionalidades que necesita tu negocio, o las funciones que ofrecen los sistemas, elegir entre cientos de opciones no es una tarea fácil, ya que no existe certeza de que el software a elegir sea el correcto.

 

Consultoría de Software:

 

Es lo que hacemos en Arcus, nos encargamos de hacer un análisis completo del negocio y encontramos la solución (o soluciones) adecuada(s) que optimicen tu operación. Regresando a la metáfora del traje a la medida, nosotros no hacemos el traje, pero somos los sastres que se ocupan de elegir el mejor traje y ajustarlo a tu talla, es decir, no sólo encontramos la mejor solución en el mercado, sino que nos encargamos de configurar, automatizar e implementar el nuevo sistema para que funcione acorde a la operación de cada uno de nuestros clientes.

 

En varios casos, existe la posibilidad de hacer que diferentes programas o plataformas se comuniquen entre ellos, automatizando en la mayor medida la operación de tu empresa; es decir, cuando pasa X en plataforma A, automáticamente pasa Y en plataforma B, de esa forma la auditoría, reportes y control de trabajo se vuelve una tarea automática en la cual dejas de perder el tiempo con miles de juntas o haciendo trabajo repetitivo. Sin embargo, también existen desventajas.

 

1.     El proceso de análisis de negocio, por más de que es algo que ayuda mucho a la empresa para comprender sus propios procesos y definir su operación, es un proceso que no es muy corto y no se ofrece una solución inmediata al problema (normalmente entre 1 y 5 semanas, dependiendo de la complejidad).

 

2.     Precio, somos la opción intermedia entre desarrollar un programa y comprar alguno, para emprendimientos o empresas muy pequeñas sin disponibilidad de capital, los proyectos pueden parecer poco accesibles.

 

3.     Si se necesita alguna función demasiado específica o algo que no exista en el mercado (lo cual es poco probable, pero aun así puede pasar), no podemos desarrollar y agregar una función nueva a alguna plataforma ya existente (aunque en algunos casos hemos colaborado para integrar funciones nuevas).

 

¿Cuál es la mejor opción para tu empresa?

¿TIENES UN PROYECTO EN MENTE? CUÉNTANOS