Como la tecnología puede cambiar tus malos hábitos (parte 2)

Como la tecnología puede cambiar tus malos hábitos (parte 2)

12/04/2017

(Esta es la segunda parte de una serie de tres posts sobre cómo cambiar hábitos y llevar a cabo proyectos de largo plazo. Si quieres leerlo en orden puedes iniciar en este enlace: Post 1.)

En nuestro último post de esta sección hablamos sobre uno de los tres elementos necesarios para poder llevar a cabo un plan de largo plazo de manera exitosa, la motivación.

En el post de esta semana hablaremos sobre como incorporar seguimiento, control y visibilidad de tus objetivos en tu día a día a través de un plan a largo plazo. 

Bajar de peso, crear una empresa, correr un maratón. ¿Qué tienen en común estas diferentes actividades? (Además del hecho de que todas implican dolores de cabeza y esfuerzo) Ninguna de ellas se logra con un esfuerzo de unos pocos días o semanas, todas implican esfuerzo constante y actividades más pequeñas que construyen hacia un objetivo final.

Es en esta definición donde conseguimos nuestro primer consejo para la creación de un plan de largo plazo:

1.- Segmenta tus objetivos – De esta forma bajar de peso se convierte en bajar 2 kg cada mes hasta llegar al peso buscado; crear una empresa se compone de etapa de planeación, investigación, trámites, ventas y ejecución; correr un maratón trata de entrenamientos constantes en los cuales cada mes se vaya logrando más.

2.- Define hitos de proyecto – Un hito de proyecto es un punto reconocible en el camino que te dice que vas avanzando como deberías. Si alguna vez fuiste gamer, piensa en ellos como checkpoints a través de un nivel. Puntos extras si asignas pequeñas recompensas a cada hito para mantener alta tu motivación.

3.- Tiempos realistas – La motivación de media noche es un verdadero problema, ese momento a las mitad de la noche cuando decides que vas a cambiar toda tu vida… antes de que salga el sol. La motivación es buena en cualquiera de sus formas pero es irreal pensar en llevar a cabo un cambio significativo en unas pocas horas. Cuando asignes tiempos a cada una de las tareas que componen tu plan, asegúrate de que sean realistas. Una buena forma de revisar esto es hablar con alguien que ya haya logrado lo que estás buscando y preguntarle su opinión.

4.- Asegúrate de que tus objetivos sean SMART – ¡No se adelanten! Este será el tema de nuestro próximo post.

Para todos estos puntos, les recomiendo empezar a usar un gestor de tareas, el cual es una herramienta que permite asignar tiempos, responsables, hitos, proyectos y sub tareas para perseguir un objetivo de largo plazo. A menos de que tengas necesidades muy específicas, te recomendamos usar Asana, que además de ser poderosa tiene la gran ventaja de ser gratis y tener una excelente app móvil.

www.asana.com

¿TIENES UN PROYECTO EN MENTE? CUÉNTANOS