¿Aplicar o inscribirse a algún programa es una pesadilla? Déjanos ayudarte en la definición de tu proceso.

¿Aplicar o inscribirse a algún programa es una pesadilla? Déjanos ayudarte en la definición de tu proceso.

14/07/2017

¿En cuántas ocasiones no nos encontramos haciendo registros o dándonos de alta en un sistema o evento? En la mayoría de las ocasiones se vuelve algo muy tedioso y complicado, demasiados intercambios de mails, nunca se está seguro de quién es la persona con la que deberías comunicarte, respuestas poco claras, mala visibilidad de en que punto del proceso se encuentra uno o cuanto falta para terminar el registro, y podemos seguir pensando en eventos y situaciones desfavorables para esta clase de procesos.

En Arcus nos encontramos con una ocasión de este perfil; una empresa recibe candidatos para participar en un programa, pero estos candidatos pueden tener perfiles distintos porque pueden ser de empresa o de empleados. Es claro que la diferencia de perfil también los lleva a tomar un camino de aplicación distinto. En resumen, existen dos caminos para inscribirse según el perfil del aplicante.

La forma en que puede hacérsele ver a una persona la trayectoria que debe de seguir en el proceso puede ser complicada si no se tienen los medios necesarios, por lo que es mejor diseñar una ruta en la que los aplicantes ni puedan darse cuenta de la diferencia que están tomando. Al tener un diseño automatizado en donde las acciones detonen alguna reacción lógica, harán que la persona aplicante nunca pierda su rumbo y logrará que la comunicación entre aplicantes y responsables del programa sea mínima. Por esta razón no existe mala información o mala interpretación de ésta.

Por otro lado, hemos hablado solamente de la experiencia de los aplicantes, ¿qué sucede cuando nuestro algoritmo de aplicación depende de responder mails o llamadas? La información dejará de estar centralizada, haciendo muy difícil manipularla o dar el seguimiento correcto a los interesados. Con un sistema diseñado de esta forma, no solamente es posible guiar a los aplicantes, sino que también la información es guardada y procesada de la mejor manera para evitar errores humanos -de escritura o de organización - con los que se pueda mal utilizar la información o perderse.

En conclusión, es importante tener definida una manera de trabajo, pasos, etapas y en general intentar que la información y la comunicación se realice de manera automática para de esta forma minimizar errores y crear una experiencia negativa para los aplicantes.

¿TIENES UN PROYECTO EN MENTE? CUÉNTANOS