¿Alguna vez has llegado a una empresa o cualquier organización en el que se utiliza un sistema, pero éste no es de ayuda?

¿Alguna vez has llegado a una empresa o cualquier organización en el que se utiliza un sistema, pero éste no es de ayuda?

11/08/2017

Cuando nos encontramos con una de estas situaciones, las mismas personas de la institución te recomiendan no confiar en los datos. Esto llega a ser muy común en el momento en que una plataforma, sistema o software no se está utilizando de la manera correcta. Existen ocasiones en que los datos ingresados pueden no ser certeros y arrastrar errores que disparen de la realidad. En un principio, estos errores pueden parecer menores y sin importancia, pero conforme pasa el tiempo se van acumulando hasta llegar a ser un problema.

Es común que esto pase, sin embargo, hay que manejar esta situación con precaución para no llegar al punto en el que el sistema deje de funcionar y se convierta en una carga más que en una ayuda para la empresa.

¿Cuál es la mejor manera de solucionar esta situación? No existe una receta para esto, pero se pueden tomar varios rumbos; claro que la mejor situación sería en la que no exista el problema, lo cual se logra con una buena capacitación del personal y seguimiento en el sistema día a día.

Las dos formas de confrontar este tipo de conflicto son las siguientes: primero al terminar el día, la semana o el mes - dependiendo de que tan común es que la información recaudada pueda ser errónea - se haga un comparativo de lo real con lo que está registrado en el sistema y realizar los ajustes necesarios, de esta forma no se acumularan hasta llegar a un punto en el que sean perjudiciales.  La otra manera es, una vez que el sistema tenga demasiada información “basura”, se debe hacer un pequeño proyecto para limpiar la información y regresar a un punto en el que el sistema seguía funcionando.

Es recomendable que el mantenimiento de los sistemas sea algo que esté presente en la operación de las empresas y no esperar hasta que este ajuste sea necesario.

¿TIENES UN PROYECTO EN MENTE? CUÉNTANOS